10 Consejos para entrenar tu voz

Una de las principales tareas para prepararte en el entrenamiento de tu voz, es que te plantees firmemente las rutinas de trabajo diario.

Ten en cuenta que para conseguir un estado óptimo en el calentamiento de tu voz, has de leer mucho y en voz alta. Realiza este ejercicio todos los días, elige una hora en la que puedas llevarlo a cabo tranquilamente y  sin interrupciones; busca textos que te gusten para que la práctica te resulte divertida.

Tips para entrenar la voz

  1. Cuando leas, hazlo de pie y levanta el texto a la altura de tu cara; no inclines la cabeza hacia abajo, posturalmente respirarás mejor.
  2. Respira profundamente e intenta conocer toda tu capacidad de lectura en una sola toma; sin ahogarte, sin perder voz y sin forzar.
  3. Vocaliza mucho, no importa que exageres, es imprescindible que calientes la musculatura facial y que consigas –con ello- una mejor dicción.
  4. Piensa siempre en positivo, aunque te equivoques al leer, retoma el texto desde el punto en el que te hayas trabado y repítelo tantas veces como sea necesario hasta lo leas bien.
  5. No te desanimes. El ensayo es el mejor entrenamiento que puedes elegir y del que te debes beneficiar.
  6. Convéncete de que tienes una buena voz y que puedes mejorarla mucho si te esfuerzas cada día en conseguir sacar los mejor de ella.
  7. Mientras leas puedes hacer imitaciones breves de voces que conozcas, sean reales o de ficción. Cuanto más modules tu voz, más conocerás todas  sus posibilidades.
  8. Elige una poesía e interprétela inspirándote con las inflexiones de voz necesarias.
  9. Grábate para escucharte posteriormente y analiza los fallos que puedas cometer en la lectura.
  10. Lee en voz alta ante tus amigos o familiares y experimenta la “escucha activa”. Acepta las críticas de tu público y mejora cada día con el punto de vista de quien te escucha.

Desde el momento que comiences a prepararte para el entrenamiento de voz, anota en tu calendario las horas que destinas a leer y la puntuación que consideras te mereces por los avances que vayas consiguiendo; sé crítico contigo y márcate retos de mejora consecuentes.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *