Hipérbole. El sentido literario de la hipérbole en la voz expresiva

La Hipérbole y su sentido literario en la voz expresiva

Ya que nos venimos trayendo recursos en voz expresiva, la hipérbole es, en sentido literario, uno de ellos. Esta figura retórica la podemos encontrar en términos que exageran una expresión, se ajuste o no a la realidad.

Con la hipérbole podemos apoyar la interpretación vocal y que alcancemos a agrandar de manera exagerada la referencia que pretendemos sacar a escena. También es útil para la disminución de matices o información que precise de ella.

Tipos de hipérbole

Encontramos dos tipos de hipérbole, la Aúxesis, que con origen griego significa aumento o amplificación. Y la Tapínosis, que resultando contraria la mencionada antes, desemboca en la disminución exagerada de los que se pretende sacar en voz.(tapínosis) excesivamente aquello de lo que se habla

  • Aúxesis: Hace un siglo que no te veía
  • Tapínosis : Eres más lento que una tortuga

¿Cuál es la función de la hipérbole?

Al utilizar palabras exageradas para poder expresar algo sin la figura de la hipérbole no lograríamos. Es una cosa que se encuentra más allá de los límites de cuanto pueda ser verosímil.

En un sentido interpretativo, cuando queremos sacar a escena el mensaje en voz hablada, o voz actuada, resultará de utilidad si el propósito es cualquiera de los dos fines, aumentar o reducir algo. De esta forma, la hipérbole nos permite deformar la realidad y ensalzarla o degradarla.

Significado de Hiperbólico

Proveniente del griego “hyperbolikós” este término nos sirve al actuar con la voz para la exageración o disminución de aquello a lo que estemos haciendo referencia cuando, durante la actuación, recurrimos a la hipérbole.

.. es un recurso estilístico literario que consiste en la exageración de cantidades, cualidades y características. Es utilizado con frecuencia en el ámbito literario, en el lenguaje coloquial y en propaganda comercial y política, además de textos y bromas humorísticas.​ 

https://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%A9rbole

El sentido Hiperbólico del relato en la actuación de voz

Recurriendo a la hipérbole en la actuación vocal artística, cuando el mensaje procura ampliarse o extenderse y llegar más allá de lo que podría ser real, la hipérbole se transforma en un fabuloso recurso del relato, y con él, de la interpretación. Por ello, dentro de las figuras retóricas, la maravillosa hipérbole resulta un acertado cauce para poner al público en situación e incluso provocar una reacción esperada.

Ejemplos de hipérbole literaria

Dado que podemos apoyarnos en ella para trasladar al público, en este caso, algo exagerado, utilicemos como ejemplo un pasaje de la obre literaria Cien Años de Soledad, de García Márquez, cuando define a José Arcadio Buendía con una “fuerza descomunal, que le permitía derribar un caballo agarrándolo por las orejas» .

También Adolfo Bioy Casares, en El Caso de los Viejitos Voladores, relata cuando el investigador se presenta en la sociedad de escritores, y un socio joven le dice -en alusión al viejito escritor que tanto viaja “ el señor del que me habla tiene un interés puramente arqueológico”.

Y hay otros ejemplos como son en la poseía de Miguel Hernández “Por doler me duele hasta el aliento”, o la utilizada por don Francisco de Quevedo “Érase un hombre a una nariz pegado”.

La Hipérbole en el habla actual

En la actualidad, y aunque no hayamos deparado en ello, la hipérbole está presente en el habla de las personas y en los mensajes publicitarios, incluso en la información (o desinformación) de medios de comunicación.

Cuando el superlativo es el protagonista de muchos, decimos, muchísimos de los mensajes que oímos, también las redes sociales sucumben a la hipérbole y si uno o una publica una foto de la paella del domingo, dice que estaba buenísima. Del mismo modo que si “sube” una imagen de la modesta motora alquilada en verano, alude a un pedazo de barco. También lo que se sigue diciendo, que no puede ser más que un esqueje de hipérbole, al decir que esto o aquello es “bueno, no; lo siguiente”.

Por último, no confundamos hipérbole con hipérbola, que intentando ser más que “listos que el hambre” nos enfanguemos por encima de las rodillas metiéndonos en un jardín geométrico.

Si te ha gustado este contenido, compartiéndolo nos ayudas a difundirlo. ¡Gracias!