Disfonía infantil. Ejercicios y pautas para combatir la disfonía infantil.

La disfonía infantil. Combatirla con ejercicios y pautas.

La disfonía infantil es un problema vocal que sufren miles de niños y niñas en todo el mundo con edades comprendidas entro los 6 y los 10 años. Aunque la disfonía infantil no es un trastorno severo, se hace necesaria una doctrina enfocada a mejorar la educación vocal de los niños y niñas como arma combativa del trastorno. Los ejercicios y pautas para combatirla serán buenos aliados si nos encontramos en el caso de que un hijo o hija sufra la temible disfonía infantil. Una de las características de los pequeños y pequeñas son -además de la alegría e inocencia característicos de la edad, la escaso control en el uso de sus voces.

La disfonía infantil viene-a menudo- ocasionada por gritar y chillar sin medida. Debido a que los órganos fonatorios infantiles conducen, de por sí, a disfonías, será necesaria una fórmula sencilla y motivante para que los mas pequeños que sufran disfonías la combatan «motu proprio».



Desarrollo vocal de los niños

Cuando somos pequeños estamos en plena ebullición en el proceso que desarrolla nuestro cuerpo. La voz es uno de los factores, no físicos, que más denota los cambios de la edad. En el aparato fonador, la voz, pueden aparecer problemas genéticos que provoquen problemas por malformaciones de la laringe. Las cuerdas vocales infantiles son más pequeñas, y su fisiología permite que sus voces sean agudas en la infancia y vayan tomando el tono de la madurez conforme crezcan.

La disfonía infantil, según se ha comprobado, suele estar basada en el nulo control de voz que niños y niñas tienen, provocándoles el temido problema de la disfonía infantil. Luego también se ha de tener en cuenta la personalidad del niño. Aquellos pequeños/as más activos, dinámicos o muy extrovertidos, y que a veces suelen pretender imponerse al resto de mortales con su propia voz, tienen muchas papeletas de sufrir una disfonía.


Detección de una disfonía infantil

En algunas ocasiones, la disfonía infantil se se detecta en casa, por la propia familia. Muchas veces, que los pequeños estén un poco afónicos no es importante para padres y madres, que lo interpretan como si se tratara de un pequeño enfriamiento o que la niña o niño, en cuestión, se han excedido en el uso de su voz. Este problema suele producirse cuando los pequeños viven en un hogar donde se suele hablar mucho y en alto. Sin embargo, suele ser en el ámbito escolar donde más se detecta el problema, con la consiguiente alarma de los progenitores.


Pautas para evitar la disfonía infantil

Algunas de las pautas para evitar la disfonía infantil pasan por no exponerse a ambientes con elevado ruido que requieren elevar la voz. Hacer uso de un humidificador (si se reside en el interior) para que la temperatura y el porcentaje de humedad sean los necesarios.






Hay que evitar los cambios bruscos de temperatura y combatir cualquier atisbo de posible infección de las vías respiratorias de los pequeños. La hidratación juega un papel fundamental para evitar disfonías, así que los pequeños y pequeñas deben tener a su alcance agua a temperatura ambiente siempre que la necesiten.


Ejercicios de educación de voz

Algunos de los ejercicios que se pueden llevar a cabo, con el propósito de combatir la disfonía infantil, pasan porque los pequeños y pequeñas entiendan, de manera sencilla, que la voz es un instrumento que merece la pena cuidar, ya que les acompañará durante toda la vida, y con una buena educación vocal e higiene y cuidados pueden desarrollarla hasta convertirla en una de sus más valiosas armas de comunicación.

En tal caso, y ante el problema de que un hijo/hija sufra una disfonía, hay que actuar contundentemente para que este no sea un resultado habitual.


Si observamos que el niño o niña aprovecha su potencia de voz para intentar quedar por encima de los demás, habrá que explicarle sosegadamente que el grito o chillido no es un recurso válido para hacerse entender; que la mejor herramienta para consensuar con los demás es el diálogo y el razonamiento; nunca el grito.


El trabalenguas

Un buen ejercicio, motivador para los pequeños, es la lectura de trabalenguas sencillos jugando con tonos y modulación. Vamos con algunos ejemplos:


Tres tristes tigres,
tragaban trigo en un trigal,
en tres tristes trastos,
tragaban trigo tres tristes tigres.

Cuando cuentes cuentos
cuenta cuantos cuentos cuentas,
porque si no cuentas
cuantos cuentos cuentas
nunca sabrás cuántos cuentos sabes contar.

La bruja piruja prepara un brebaje con cera de abejas,
dos dientes de ajo,
cuatro lentejas
y pelos de pura oveja.





La lectura de trabalenguas infantiles ofrece múltiples beneficios como la mejora de la vocalización, potenciación de la memoria y el interés por leer, aumenta el afán de superación del menor, alimentan el lenguaje y el habla.

El hecho de realizar este tipo de actividades conjuntamente con ellos, estrecha lazos afectivos y refuerza el vínculo familiar.



Respiración con el diafragma

Es muy importante que los niños adopten la costumbre de respirar adecuadamentecontrolar el flujo de aire y de voz. Con una técnica vocal adecuada, usarán su diafragma con el que, además de oxigenar su cuerpo y relajar su mente, aprovecharán todos los beneficios que la respiración diafragmática ofrece para el desarrollo de su instrumento vocal

Dominar la respiración con el diafragma es imprescindible para controlar y desarrollar la voz. Con ella se consigue aumentar la capacidad respiratoria y la fuerza vocal.

Con el pequeño/a tumbado en el sofá o la cama, coloquemos un libro pequeño sobre su abdomen. Indiquémosle que durante la inspiración el libro ha de subir lentamente, y en la expiración el libro debe descender. Si acostumbramos a que los pequeños de la casa utilicen el diafragma de manera habitual, la emisión del sonido de voz será más controlado.

El niño/a debe entender que su mejor patrón respiratorio es inspirando por la nariz y expulsando el aire-de manera controlada por la boca, mientras se habla. Aprovechar el aire para poder exponer más prolongadamente y dominando el volumen y tono de voz para que al resto nos resulte agradable escuchar su voz.


Control de la intensidad de voz

Los pequeños han de tener conciencia de su voz y trabajar la intensidad sonora, dependiendo del uso que quieran hacer de su aparato fonador. En este caso, un buen ejercicio para medir y controlar la intensidad de voz es la lectura a baja voz, media voz y voz plena. Es esencial que el niño trabaje su intensidad de voz para que comprenda que puede usarla de maneras diferentes.



Información adicional

La información ofrecida en este artículo no puede sustituir a la necesidad de acudir a un especialista, si se diese el caso, ante una disfonía infantil. Cualquier uso que se haga con esta información no será responsabilidad de Vozalia. Los ejercicios citados deben ser supervisados por un profesional en logopeda y/o foniatría.

Vozalia declina toda responsabilidad del uso que se haga con las indicaciones que en este artículo se incluyen, correspondiendo a los padres y/o tutores la responsabilidad de actuar en consecuencia ante un problema de disfonía infantil u otro. Este artículo no pretende ser un diagnóstico, ni actúa en nombre de ningún facultativo en la materia.

¿Te ha gustado este artículo? Compartiéndolo nos ayudas a difundirlo. Gracias.