Excitación por la voz. La melolagnia es una parafilia sexual por música y voz.

Excitación por la voz. La melolagnia es una parafilia sexual por música y voz.

¿Se puede producir excitación por la voz? La respuesta es un rotundo sí. La Melolagnia es una parafilia sexual que se activa por la música, y ya que la voz es también música, la excitación por la voz es algo que sucede a muchas personas.

Estás en tu casa y de pronto suena el teléfono. Pese a que no conozcas a la persona que te habla, por medio de su voz sabes si se trata de un hombre o una mujer. Está comprobado que esa percepción se activa porque existe una conexión entre los tipos de voz y el género. Pero también se sabe, a ciencia cierta, que los sonidos que excitan a una persona, no han de coincidir con lo que excitan a otra.

La voz como exitación

Puede parecer, a simple vista, una parafilia extraña. En absoluto, lo más normal del mundo es llegar a la excitación por los medios con los que nuestro cuerpo reacciona. El placer que obtenemos con una sugestión auditiva es tan potente que puede determinar no sólo el momento si no el grado de excitación que produce el sonido de una voz en nuestro interior.

Recordamos en la película, en la que un jovencísimo Bardem trabaja en una línea erótica y se hace servir de su voz (y su mensaje) para atraer a fieles llamantes.

Como si de una parte real de lo que pudo sucederle al actor cuando comenzaba su carrera se tratara, el personaje que interpreta va recorriendo castings y más castings y viendo que no cuajaba su actuación estelar.

Mientras que llega esa oportunidad, el joven actor ha de ponerse a trabajar en una línea erótica, desde la que atiende llamadas de solitarios en busca de sexo anónimo.

Melolagnia = Excitación por la música y la voz

Hay personas que experimentan placer sexual al escuchar melodías musicales, y en ellas se encuentran las voces, los instrumentos, el ritmo, etc. Este fetichismo sexual ha sido tratado a lo largo de nuestra historia.

William Shakespeare se refiere a la melolagnia en su obra Noche de Reyes y aduce a cómo Orsino, el Duque de Iliria experimenta esta atracción sexual.

Si la música es el alimento del amor,
¡toquen! Denme de ella en exceso, pues saciándome quizá se hastíe mi deseo y muera.


¡La melodía otra vez! Su cadencia se apaga.
Ah, llegó hasta mi oído como el dulce son
que al soplar sobre un campo de violetas
roba y trae su olor. ¡Basta, no más!
Ya no es tan dulce como antes.

Noche de Reyes  es una comedia en cinco actos de William Shakespeare, escrita probablemente entre 1599 y finales de 1601. El título en inglés se refiere a la duodécima noche, contando a partir de Nochebuena, que es la Noche de Reyes o Epifanía. 

Voces de Sirenas

La historia siempre ha hecho alusión a los marineros, que encontraban durante sus navegaciones a Sirenas que conseguían encandilarlos con sus voces, hasta el punto de llevárselos por siempre al fondo del mar. Las Sirenas atraían a los hombres con sus cantos, no con sus cuerpos. Aquellas mujeres de aguas profundas suscitaban una atracción fatal con sólo el hecho de hablar a los marinos, cantarles algunas estrofas y llamarles para que, estos, sin razón ni motivo aparente, más que movidos por el sonido dulce de las voces de las sirenas, se fuesen con ellas hasta lo más profundo de los océanos.

Por ello es cierto que el sonido de una voz, cantada o narrada, puede despertar instintos sexuales y embelesamiento por esa melodía. Así que la melolagnia es un intenso sentimiento de placer o admiración que enfrasca en su disfrute a la persona que escucha esa melodía que enciende su llama.

En cualquiera de los casos, seguro que más de una vez hemos podido distinguir si nos gusta o nos disgusta una voz.

También si nos hemos llegado a sentir atraídos por una persona solo por el hecho de oír su voz. Por tanto, es verdad que se produce excitación por la voz y como parte de la melolagnia, esa música atiende a una necesidad interior, oculta, pero que se ve irrefrenable por medio de esa sugestión auditiva.

Procedente de esa raíz mitológica, el hombre ha dibujado mentalmente algo que -en lo auditivo- sea capaz de encandilarle el oído e hipnotizar su razón humana. No está muy lejos de esto la idea de que exista una relación entre la voz maravillosa y la atracción sexual.

Una voz dulce y soplada

Cualquiera puede distinguir un afecto o atracción hacia alguien si su voz nos gusta. Por el contrario se producirá rechazo si su voz nos desagrada. Es normal sentirse atraídos por una persona a partir de su voz. El prototipo de voz sensual femenina que de manera maravillosa nos perpetra intensamente se encuentra subjetivamente en el imaginario común.

La breathy voice es una voz soplada y el arte en esta técnica estriba totalmente en la maestría al dominar la vozMarilyn Monroe la poseía de manera casi innata. En este caso, Marilyn tenía una voz sutil y aguda que establecía parámetros ajustados a la perfección con unos cánones de belleza de la voz que en su época enamoraban a los hombres.

Vídeo d Marilyn Monroe cuando canta a Kennedy el cumpleaños feliz a través de su voz soplada, sensual, maravillosa.. que enciende no sólo al político; si no al auditorio por completo.

Melolagnia en la vida real

Muchas investigaciones hacen alusión al modo en que nos comunicamos con los demás, tanto el paralenguaje o lenguaje no verbal, como -de igual manera- el uso que hagamos de nuestra modulación de voz.

Utilizamos la voz durante el flirteo, y quien sabe jugar con ella, con la voz, reconocerá que esa habilidad adelanta camino en la conexión interpersonal.

En una experimento propusieron a más de un centenar de hombres y mujeres que catalogaran el atractivo de distintas voces grabadas. Uno de los resultados más rotundos fue que aquellas voces que resultaron mayoritariamente más atractivas, eran voces de personas que se habían estrenado en la sexualidad y, de entre ellas, puntuaban más alto las que poseían mayor inclinación a infidelidad y promiscuidad. De ese modo, parece demostrado que la voz de una persona incluye -amén del sonido- informaciones subliminales de su situación biológica y sexual.

¿Te ha gustado este artículo? Compartiéndolo nos ayudas a difundirlo. Gracias.