Cómo hacer mi voz menos nasal. Ejercicios para disminuir la nasalidad y no hablar por la nariz. La técnica para que la voz suene menos nasal pasa por ejercicios velofaríngeos

Para disminuir la nasalidad y no hablar por la nariz, puedes hacer que tu voz sea menos nasal con ejercicios velofaríngeos

Tal vez te preguntes cómo hacer mi voz menos nasal. La técnica para que la voz suene menos nasal se basa en ejercicios velofaríngeos que te ayudan a no hablar por la nariz. Te contamos cómo puedes hacer para que tu voz se oiga perfecta y no como una voz nasal.

Ejercicios iniciales para hacer mi voz menos nasal

La voz se produce por medio de la vibración de las cuerdas vocales con el aire que exhalamos. De acuerdo a la intensidad o presión de este aire expulsado el volumen de la voz será mayor o menor. Aunque es verdad que cuando una voz suena nasal puede estar debido a problemas físicos, como vegetaciones, si se trata de que no estás activando la resonación adecuada, te vendría bien realizar ejercicios velofaríngeos para que tu voz sea más pura y limpia.

Sonidos alveolares de la voz

Existen distintos sonidos alveolares en la voz que se consiguen por medio de la articular lingual con los alveolos dentarios superiores.

Las llamadas consonantes alveolares, como la “d” pueden sonar más nasales si estás resfriado. También la voz nasal se produce al no articular el movimiento de elevación del paladar blando.

Cómo puedo mover el velo del paladar

La proyección y colocación de la voz se consigue, entre otros medios, gracias a la elevación del paladar blando o velo del paladar. El sonido que sale de nuestra faringe –ayudado en su trayectoria por el diafragma y tras ser modulado en nuestras cuerdas vocales- se proyecta hacia el exterior de manera directa. Así se proyecta la voz.

Ejercicio para colocar la voz

Realiza un bostezo, parándolo en seco, en mitad del mismo, sin llegar a culminarlo. Gracias al músculo tensor, puedes mantener suspendido y ahuecado el velo del paladar. Emite un tono mantenido y percibe cómo el sonido se oye más limpio.

Cambiar la voz y hacerla manos nasal

Hay muchas personas que nos preguntan cómo cambiar su voz. La respuesta es simple, la voz se puede entrenar por medio de la técnica vocal, pero cambiarla a voluntad es una cuestión de interpretación vocal.

Cuando se entrena la voz, de manera constante y entregando la fuerza de voluntad y la constancia, se pueden vislumbrar escenarios vocales interpretativos que nos permitan desarrollar la capacidad de actuación de voz. Pero cuando estamos actuando con la voz no estamos cambiando la voz, lo que hacemos es modular y entonar la voz para ajustarla a los parámetros que la interpretación exige.

Así que más que cambiar la voz, se trata de mejorar el recurso vocal desde la plena consciencia de cómo funciona y hasta dónde podemos llegar con ella en la actuación.

Disminuir la nasalidad de la voz

Ya hemos dicho que los ejercicios para que la voz suene menos nasal, o que sólo suene nasal de manera voluntaria, pasan por ejercitar la proyección de voz a través de la correcta colocación del paladar blando. Pero es no es lo único que podemos hacer para lograrlo. Por ello hablar por la nariz y que la nasalidad vocal sea controlada y totalmente medida es el objetivo.

Cómo no hablar por la nariz

Dado que hay muchos sonidos que necesitan los alveolos para que se emitan, no hablar por la nariz es posible una vez que el especialista (si fuese necesario, logopeda, foniatra u otorrino) haya emitido un diagnóstico que no refleje un problema físico que produzca que la voz suene nasal.

En este caso, cuando no existe una patología que produce la voz nasal, es posible que un Entrenador de Voz te enseñe a controlar y desarrollar tu voz y que esta suene nasal sólo cuando tú lo desees.

Qué puedes hacer para que tu voz sea menos nasal

La postura interior de dichos elementos ha de ser precisa, y que ella te ayude a identificar que el sonido sale más limpio.

Te recomendamos que comiences por controlar tu respiración y te apoyes en el diafragma, para que el sonido sea estable. A continuación que emitas un esbozo de bostezo, sin llegar a culminarlo, parándolo en seco cuando la musculatura del cuello, la faringe y la garganta se empiezan a ahuecar; así como el velo del paladar se eleva.

Al pronunciar la fricativa glotal sorda “g” de gato, el velo del paladar desciende y se pega a la lengua, por ello el aire no sale y puedes conseguir ese sonido preciso. Al contrario ocurre con la fricativa glotal sonora la “g” de gente, su sonido característicos exige que pase aire y convierta a sonora la consonante.

Técnica y ejercicios velofaríngeos

Esta técnica en realidad la poseemos, ya que la pronunciación adecuada suele ser habitual cuando no se piensa en ella. Y te preguntas.. ¿Cómo puedo mover el paladar?.

Lo haces sin pensar en ello, al bostezar lo elevas, y al pronunciar determinados sonidos lo bajas. Así que empieza practicando delante de un espejo y con la boca abierta, observa cómo lo mueves cada vez que quieres.

No hablar por la nariz y así sonar menos nasal

Por todo lo dicho, si tu intención es sonar menos nasal, sabiendo que hablar por la nariz te da un sonido incorrecto y poco atractivo, de tu decisión dependerá combatir ese tipo de hablar y mejorar tu voz por medio de un entrenamiento vocal personalizado.

Contacta con Vozalia si quieres que te ayudemos en el proceso.

Si te ha gustado este contenido, compártelo con tus contactos y en redes