La pronunciación incorrecta por dislocación acentual

La incorrecta pronunciación por dislocación acentual

El error verbal al usar términos mal pronunciados, a causa de la dislocación acentual, es un fenómeno demasiado frecuente en pronunciación y que puede combatirse con la ayuda del diccionario.

Ejemplos de dislocación acentual

Estos son algunos de los errores que se comenten por la dislocación del acento. Se trata de palabras que tienen un sonido propio, y su base es el acento que las caracteriza.

Observemos el error de pronunciación en las palabras tachadas:

“périto” “perito” – “ávaro” avaro” – “intérvalo” “intervalo” – “nóbel” “nobel”

“hipocondria”  “hipocondría” – “líbido”  “libido” – “popurri” “popurrí”

Ante la posibilidad de que caigamos en una dislocación del acento echemos mano del diccionario para no sólo tratar de evitarla, sino -además- para enriquecer y ampliar nuestro vocabulario. Otro buen método es la búsqueda de sinónimos y/o antónimos como recurso hacia mayor variedad de palabras.

Voces llanas Vs voces esdrújulas

Para más ejemplos, más botones. En cuanto a mendigo y perito -que son voces llanas, probablemente en ocasiones las hayamos escuchado pronunciadas como esdrújulas (méndigo, périto), y en tal caso son incorrectas.

Errores prosódicos

Algunos de los errores más frecuentes que se producen al hablar o leer afectan a la entonación y producen ausencia de inflexiones tonales. Es imprescindible el dibujo sonoro por medio de la modulación y la entonación, que deberá ser generosamente variado para mantener la escucha activa del interlocutor.

Además es necesaria la excelencia verbal para que la corrección al hablar en español, que es la lengua más rica del mundo, nos diferencie de un extracto social que deambula por derroteros de error prosódico y dislocación acentual.

No obstante a todo, pueden haber casos en los que se acepte dicha dislocación acentual.

¿Cuándo se acepta la dislocación acentual?

El acento rítmico tiene el poder de acallar el acento prosódico.

La dislocación o desplazamiento acentual no fue una innovación del modernismo. En las «Teorías de la literatura» está admitida y se trata de una licencia que deriva de la poesía cantada, pero que luego se traslada a la poesía dicha. Famoso es el ejemplo de don Luis de Góngora, que se cita con frecuencia.

LA DISLOCACIÓN ACENTUAL EN LA POESÍA DE RUBÉN DARÍO POR ANTONIO OLIVER BELMAS

En algunos ejemplos, el recitador de versos ha de acentuar algunas palabras llanas, que puede transformarlas en agudas, al tratarse de términos de naturaleza paroxítona.


Pisaré el polvico

menudico.

Pisaré yo el polvó

y el prado no,

No solo el campo nevado . Luis de Góngora y Argote. Poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro (Universidad Pompeu Fabra)

Tipos de acento en palabras

Los cambios del acento en las palabras españolas se entienden por cada una de las clases de palabras, según la sílaba acentuada:

  • Oxítonas: Agudas de acento en la última sílaba
  • Paroxítonas: Llanas de acento en la penúltima sílaba
  • Proparoxítonas: Esdrújulas de acento en la antepenúltima sílaba

Una revisión del asunto nos lleva a un grupo de palabras que presentan variaciones en el patrón acentual porque en el español moderno muestran un doble patrón y que a lo largo de la historia se ha generado que un esquema sustituya al otro:

medúla – médula picáro -pícaro mamá – máma pénalti – penalti

Acrónimos

El acrónimo radar se ha adaptado al español como palabra aguda y la Real Academia Española desaconseja el uso de la forma llana rádar.

Finalizamos esta retahíla y no retahila, quedándonos muchos más términos en el tintero; ha de ser así, ya que -de lo contrario- este artículo pasaría de breve y entretenido a un tostón imposible de tragar.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo